menu
Prénatal

Fiebre alta en el bebé: los signos a tener en cuenta

PRIMEROS 6 MESES

¿A qué temperatura corporal se puede decir que el niño tiene fiebre alta? ¿Cómo reconocer la fiebre en un bebé recién nacido? ¿Qué ropa es la más adecuada en caso de sudores y temblores? ¿Cómo asegurarse de que el niño bebe lo suficiente? ¿Y cuándo es obligatorio ir al médico? Vamos a responder algunas de las preguntas más comunes sobre el tema.

Fiebre en el  recién nacido, ¿cómo reconocerla?

Normalmente, la temperatura corporal de un bebé varía entre 36,5 y 37,5 grados centígrados. Si el termómetro indica más de 38 °C, el niño tiene fiebre. La fiebre no duele al principio y no es motivo de preocupación inmediata. Sin embargo, un aumento en la temperatura corporal indica que algo anda mal en alguna parte del cuerpo.

¿Cómo se desarrolla la fiebre en niños y bebés?

El cuerpo del bebé reacciona elevando la temperatura. La fiebre es una reacción de defensa natural del cuerpo contra los patógenos. Una temperatura más alta activa los diversos mecanismos de defensa del cuerpo. Además, los patógenos en sí son generalmente muy resistentes a esta temperatura más alta: la mayoría de las bacterias mueren.
A medida que el sistema de defensa del cuerpo elimina las células hostiles, la fiebre del bebé a menudo desaparece por sí sola.

Fiebre alta en niños: cómo medir correctamente

Si el bebé tiene calor, puedes tomarle la temperatura con un termómetro. El resultado más fiable se obtiene introduciendo el termómetro aproximadamente un cm en el ano (termómetro rectal). Basta con medir la temperatura una vez al día.

También puede tomar la temperatura debajo de la lengua o en la axila, pero estas mediciones son menos fiables. Esto medirá la temperatura exterior en lugar de la interior.
Es bueno saberlo: los termómetros de oído no son adecuados para niños menores de 3 meses. Sus canales auditivos aún son muy estrechos y el sensor no puede llegar al tímpano.

Bebé con fiebre: ¿qué hacer si el bebé tiene fiebre alta?

En la mayoría de los casos, la fiebre en bebés y niños pasa por sí sola. Sin embargo, hay algunas actividades que se deben implementar para apoyar el proceso de curación espontánea:

  • Dale al bebé suficiente descanso. Asegúrte de que el entorno que lo rodea sea tranquilo para que el bebé pueda descansar adecuadamente. El descanso garantiza la recuperación.
  • No vistas demasiado al bebé. Asegúrate de que la ropa sea transpirable y comprueba que la sábana no sea demasiado gruesa.
  • Controla al niño con regularidad. Mantente cerca de él tanto como sea posible y observa cómo se comporta. ¿Notas algo extraño? No dude en ponerte en contacto con el médico.
  • Ofrece muchos líquidos durante el día. Con fiebre, el niño suda mucho. Esto conduce a una deshidratación. ¿El pequeño se queja y no quiere beber? Pruebe con sorbos pequeños y frecuentes.

¿Cuánto debe beber el niño en caso de fiebre?

Es fundamental para el bienestar del pequeño asegurarse de que bebe lo suficiente. ¿Por qué? Principalmente porque la temperatura corporal del bebé es más alta de lo normal y se pierden más líquidos durante un ataque de fiebre. Trata de darle al bebé vasos pequeños y frecuentes. Si el bebé todavía es amamantado, deberás darle el pecho con más frecuencia, precisamente para mantener una buena hidratación en el cuerpo del bebé. Como regla general se puede decir que un recién nacido o un niño con fiebre alta (39°C o más) debe tomar 50 ml de leche, agua u otros líquidos, por kilo y por día.

El riesgo de deshidratación con fiebre es aún mayor si el niño presenta molestias como diarrea o vómitos. En tales casos, es recomendable ponerse en contacto con el médico.

Los signos para reconocer la deshidratación en el niño

Puedes comprobar por ti misma si tu hijo sufre de deshidratación. Cuando levantes un pliegue de piel del bebé en un brazo o una pierna y lo sueltes, debe volver a deslizarse inmediatamente a su posición original. Si no es así, puede significar que se encuentra en un estado de deshidratación severa; debe ser llevado a urgencias tan pronto como sea posible. Otros síntomas de deshidratación en el bebé son:

  • Somnolencia y apatía
  • Medio día sin orinar / sin pañal mojado
  • Boca seca
  • Ojeras
  • Sibilancias o silbidos en la respiración
  • Latidos rápidos
  • Brazos y piernas fríos

Cómo vestir a tu bebé cuando tiene fiebre

A menudo, se piensa que ante un niño con fiebre, envolverlo en capas adicionales de ropa y mantas es lo correcto. ¡Nada más equivocado! Durante el ataque de fiebre, el niño sufre un exceso de calor corporal del que debería poder deshacerse por sí mismo. Por este motivo, lo mejor es que se le vista con ropa ligera y se le ponga debajo de una sábana. Esto evita que sufran de congestión por calor. También es recomendable evitar que el bebé se enfríe demasiado, especialmente peligroso cuando el bebé suda mucho.

¿Cuándo llamar al pediatra si el niño tiene fiebre?

Al igual que con los demás síntomas de una enfermedad, quién tiene más conocimiento del niño son los padres o tutores. Conocer al bebé y estar junto a él hace que sea más fácil ver si algo anda mal. Eso sí, en caso de duda, siempre es bueno ponerse en contacto con el pediatra.

En cualquier caso, es necesario contactar con él cuando:

  • la temperatura del neonato (hasta los 3 meses) supera los 38°C
  • el bebé tiene más de 3 meses y la fiebre dura más de 3 días
  • vomita y/o también tiene diarrea
  • el niño está débil y apático, no reacciona durante los ataques de fiebre y no quiere beber
  • el niño tiene convulsiones y tiene sarpullidos


Si por el contrario, además de la fiebre, el niño solo tiene un resfriado (con mocos claros y acuosos) y por lo demás bebe con normalidad y reacciona a los estímulos, probablemente no haya mucho de qué preocuparse y solo sea una gripe pasajera.

¿Qué son las convulsiones febriles en los niños y cómo se reconocen?

Algunos niños experimentan convulsiones febriles cuando tienen fiebre alta. Es similar a un ataque epiléptico y puede ser muy impactante para los padres. Los músculos del bebé se acalambran y se contraen de manera irregular. Además, el niño ya no reacciona a los estímulos externos y parece estar inconsciente. Estas convulsiones son causadas por un mal funcionamiento repentino en la función eléctrica del cerebro y son más comunes en niños entre las edades de seis meses y cinco años. Son de corta duración, no superando los 15 minutos, y no se repiten en 24 horas.

Las investigaciones han demostrado que las convulsiones febriles se deben a una predisposición genética; más de un tercio de los casos tienen al menos otro miembro de la familia que experimentó episodios similares en la infancia. Además, si el niño ya ha tenido convulsiones alguna vez durante un ataque de fiebre, es posible que se repita las siguientes veces. Por lo general, entre los 12 y los 24 meses.
Aunque la mayoría de los padres se asustan cuando su hijo tiene convulsiones, las convulsiones no siempre son una señal de peligro. Solo en bebés menores de seis meses las convulsiones febriles pueden indicar que el niño está gravemente enfermo y, por lo tanto, se debe contactar al pediatra. Sin embargo, si un bebé de más de seis meses desarrolla convulsiones durante un ataque de fiebre, generalmente no indica una enfermedad grave.

Las convulsiones simples no causan daño; para ser verdaderamente peligrosa y provocar daño neurológico, la convulsión debe durar al menos 30 minutos.
Aun así, observar una convulsión febril en un niño (especialmente si es un hijo propio) sigue siendo una experiencia aterradora.

De las convulsiones febriles a la meningitis

Solo del 1 al 4% de los niños con convulsiones febriles son diagnosticados con meningitis. Es una enfermedad muy peligrosa que puede provocar daño cerebral. Además de la fiebre alta y las convulsiones, el niño suele presentar otros síntomas:

  • Rigidez en el cuello que impide que el bebé apoye la barbilla sobre el pecho. Por supuesto, esto solo se aplica a los niños más grandes.
  • Los bebés tienen el llamado dolor de pañal. Levantar las piernas ejerce presión sobre las meninges, lo que provoca dolor y llanto.
  • El niño no quiere que lo toquen.
  • Suele hincharse el punto blando (fontanela) en la parte superior de la cabeza del bebé, el lactante es hipersensible a la luz y a veces vomita.
  • También puede haber pequeñas manchas de color rojo-violeta en la piel causadas ​​por el sangrado. Algunas pueden crecer juntas y llegan a formar manchas más grandes.


Si el niño tiene estos síntomas, llama a un médico de inmediato.

Dentición en bebés y fiebre: ¿hay alguna relación?

Cuando a un bebé le empiezan a salir los dientes, suele estar muy irritado y puede experimentar un aumento de la temperatura corporal. La relación entre la dentición y la fiebre es muy discutida y está ligada a creencias populares… Puede ocurrir que en las 24 horas siguientes a la aparición de los dientes de leche, el niño tenga algunas décimas de fiebre, pero normalmente se mantiene por debajo de los 38º. Además, no existe evidencia científica al respecto y de hecho no todos los pediatras están de acuerdo en que existe una correlación directa entre la dentición infantil y la fiebre.

Sobre primera infancia también te aconsejamos

PRIMEROS 6 MESES Reflujo gastroesofágico en lactan... PRIMEROS 6 MESES Fiebre alta en el bebé: los signo... PRIMEROS 6 MESES Cólico intestinal en el recién na... PRIMEROS 6 MESES Consejos para comprar juguetes pa...

Artículos más leídos

Segundo trimestre Flujo vaginal en el embarazo: ¿có... Primer trimestre Náuseas durante el embarazo Primer trimestre Síntomas del embarazo: los primer... Primer trimestre ¿A partir de qué momento puedo ha...
¿Esperas un niño?
Entra en el mundo de BabyTribe, ¡te esperan muchas ventajas, para ti y tu familia!
Descubre los contenidos concebidos para ti
Cada semana está repleta de novedades y consejos para que estéis siempre al tanto y para ayudaros a resolver cada duda y curiosidad.
Ven a utilizar las muchas herramientas útiles
Un apoyo para vivir el embarazo y el primer año plenamente
Junta toda tu tribu
Mamás, papás, abuelos, tíos y más.
<
Descubre los contenidos concebidos para ti
Cada semana está repleta de novedades y consejos para que estéis siempre al tanto y para ayudaros a resolver cada duda y curiosidad.
Ven a utilizar las muchas herramientas útiles
Un apoyo para vivir el embarazo y el primer año plenamente
Junta toda tu tribu
Mamás, papás, abuelos, tíos y más.
>
Además, ¡5€ de descuento* para ti en prenatal.es si descargas la App BabyTribe e inicias una sesión!

La contraseña tiene que tener almenos 6 caracteres, con letras mayúsculas y minúsculas y números

*El cupón de descuento se puede utilizar solo una vez en prenatal.com con una compra mínima de 30€. No es acumulable con otros cupones de descuento ni promociones en el mismo producto. En ningún caso el cupón dará derecho a un vuelto en dinero.