menu
Prénatal

¿Cómo se provoca un parto? Técnicas médicas y secretos naturales

Tercer trimestre

Durante los últimos días del embarazo, la espera se vuelve enervante. A medida que se aproxima la semana 42, a la futura mamá le va costando más caminar, sentarse o acostarse.
Pasamos 9 meses deseando que llegue el bebé y, de repente, ¡parece que no le apetece venir al mundo!

Los consejos que incluimos en este artículo, algunos con base científica y otros sin ella, pueden ayudar a inducir el parto.

A veces es necesario utilizar una cinta o un gel para provocar el parto por inducción. En ambos casos se requiere asistencia médica, pero también existen algunos trucos sencillos y naturales para provocar el parto.

¿Qué métodos hay para inducir el parto?

Existen diferentes tipos de inducción. Estos son algunos trucos que pueden ayudar a provocar el parto:

Piña

El corazón de la piña contiene quinina, que tiene un efecto estimulante en el parto. Sin embargo, hay que comerla en grandes cantidades para que tenga efecto.

Refresco de limón amargo o tónica

Estos productos también contienen quinina y, al igual que ocurre con la piña, se deben consumir en una cantidad alta para que funcionen.

Relaciones sexuales

El orgasmo hace que el útero se contraiga, al igual que ocurre con las contracciones, por lo que podría inducir el parto. Nota: No se recomienda practicar sexo después de romper aguas, ya que podría provocar infecciones

Estimulación de los pezones

La estimulación de los pezones produce oxitocina, una hormona que favorece las contracciones.

Ejercicio

Practicar algo de ejercicio podría provocar contracciones en las últimas etapas del embarazo, ya que estimula al bebé para que se coloque en la posición adecuada para el parto. En cualquier caso, nunca está de más seguir moviéndose, aunque solo sea para dar una vuelta a la manzana o, simplemente, subir las escaleras.

Reflexología podal

Un masaje de pies estimula las terminaciones nerviosas y favorece la relajación del cuerpo. En la planta del pie hay un punto de presión que está vinculado directamente con el útero y, al masajearlo, se pueden inducir las contracciones

Pelota

El parto por inducción podría conseguirse gracias a una pelota. Sentarse y mecerse sobre una pelota puede incitar al bebé a moverse, ya que el movimiento de balanceo natural de la parte inferior del cuerpo lo anima a adoptar la posición correcta para el parto.

Alimentos muy picantes

Los alimentos picantes podrían inducir las contracciones, ya que estimulan los intestinos. No obstante, es recomendable tomarlos con moderación, ya que la comida muy picante podría provocar una sensación de náusea ¡y no es algo precisamente agradable cuando se está a punto de dar a luz!

Aceite de ricino

El aceite activa los intestinos de forma casi instantánea, lo que puede causar contracciones.

Té de hojas de frambuesa

Beber té de hojas de frambuesa puede inducir el parto, aunque esta infusión se recomienda principalmente para el posparto, ya que acelera la recuperación.

Sobre nacimiento también te aconsejamos

Segundo trimestre Prepararse para el parto: pregunt... Segundo trimestre Parto prematuro: causas y consecu... Tercer trimestre Ideas para decorar el dormitorio ... Tercer trimestre ¿Estrés en el embarazo? Consejos ...

Artículos más leídos

Tercer trimestre Dieta para embarazadas: el menú i... Primer trimestre ¿Cómo saber si es niño o niña? Cá... Segundo trimestre Insomnio en el embarazo: qué hace... Primer trimestre Consejos para el dolor de senos e...